Piel azotada por el viento: consejos para evitar los vendavales en unas vacaciones de esquí

Además de la posibilidad de quedar atrapado en medio de una avalancha y congelarse en sus vacaciones de esquí, aquí hay otra amenaza que debe evitar: las quemaduras por viento. Entonces, ¿qué es exactamente un vendaval?

Gale es el enrojecimiento de la piel causado por una exposición prolongada a vientos fuertes y fríos durante un período prolongado. El aire frío permite que el viento descomponga fácilmente las moléculas de grasa (aceite) que mantienen la humedad normal de la piel. Como resultado, la piel se vuelve seca e irritada. La piel también se vuelve más sensible a los productos. Esto generalmente ocurre en la cara, pero puede ocurrir en cualquier parte expuesta de su cuerpo.

Signos y síntomas

El vendaval se caracteriza por la irritación de la piel que se manifiesta como enrojecimiento de la cara y otras partes del cuerpo como el cuello y las manos. Puede parecer una quemadura solar. En ocasiones, la piel puede aparecer hinchada y sentir mucha picazón y/o dolor. Suele durar unos días porque provoca mucho menos daño en la piel.

Sin embargo, si la irritación dura más, consulte a su médico para evitar otra afección de la piel como la rosácea. La rosácea es una enfermedad de la piel que puede simular vientos huracanados y se caracteriza por diversas formas de enrojecimiento facial debido al ensanchamiento y ensanchamiento de los vasos sanguíneos debajo de la superficie de la piel.

¿Quiénes podrían ser víctimas de las quemaduras solares?

Las personas que practican deportes de invierno, como esquiadores, practicantes de snowboard y patinadores sobre hielo, tienen más probabilidades de sufrir quemaduras por el viento. La exposición a vientos fríos, secos y enérgicos a gran altura aumenta el riesgo de quemaduras por viento.

Las personas que viven en climas cálidos generalmente no experimentan quemaduras por viento, pero la exposición repentina a vientos fríos y secos durante las vacaciones o durante un cambio climático repentino puede aumentar las probabilidades.

¿Cuáles son las formas de prevenirlo?

En primer lugar, mantén tu piel cubierta. Use una bufanda o calentadores de cuello para el cuello y la barbilla, guantes para protegerse las manos, un sombrero o cinta para la cabeza para las orejas y un protector facial para las mejillas y la frente.

En segundo lugar, si planea estar fuera durante mucho tiempo, use protector solar humectante para protegerse tanto del sol como de los vientos huracanados. No olvides humectar tus labios con SPF Lip Moisturizer también. Aplique protector solar en la piel y los labios cada dos horas.

En tercer lugar, consulte los informes meteorológicos y conozca el factor de sensación térmica antes de salir. Si hace mucho frío, no permanezca afuera por mucho tiempo.

Cuarto, si esto sucede, aplique la loción unas cuatro veces al día. Asegúrese de que estas lociones no tengan fragancia ni ingredientes ácidos para evitar una mayor irritación. Si tu piel comienza a descamarse, resiste la tentación de rascarla y sigue hidratándola. Al limpiar el área afectada, elija un limpiador suave para mantener la humedad natural de su piel. Si su condición no mejora, lo mejor es que consulte a su médico.

¿Estás listo para tus vacaciones de esquí? Gracias a estos útiles consejos, tus vacaciones seguramente transcurrirán sin una ráfaga de viento.

[pt_view id=»670e98d0d8″]

es_ESSpanish