Evite el mal de altura en sus vacaciones de esquí/snowboard

Has planeado las vacaciones de invierno con las que siempre has soñado. Te diriges al oeste a las Montañas Rocosas para pasar una semana de esquí en polvo. Las maletas están empacadas, el equipo está empacado y no puedes esperar para ir a las pistas.

Llegas al Aeropuerto Internacional de Salt Lake (5,000 pies) desde tu casa al nivel del mar Lo suficientemente fresco como para que puedas salir de casa, llegar aquí y hacer algunas compras la tarde de tu llegada. ¿Que podría ser mejor? Obtiene su auto de alquiler y conduce hasta el cañón hasta el complejo con un nivel base de 8,000 pies, se sube al elevador y sube a 10,000 pies. Tome algunas carreras, tome algunos cócteles y una buena cena cuando termine de esquiar, después de todo, está de vacaciones.

A la mañana siguiente no te sientes tan bien. Eres perezoso, tienes náuseas y dolor de cabeza y posiblemente te falta un poco el aire. ¡Qué mal momento para coger la gripe! Se parece mucho a la gripe o la resaca, pero probablemente sufras el mal de altura.

El mal de altura puede afectar a cualquier persona, adultos o niños, cuando se viaja de una altitud más baja a una altitud más alta. No todo el mundo la sufre y es relativamente fácil de evitar y tratar para no arruinar tus vacaciones.

Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a sentirse mejor:

  • Hidratar. Bebe el doble de agua de la que crees necesitar, sobre todo si vienes desde el nivel del mar.Empieza a hidratarte antes de llegar, volar también te deshidratará. Lleva agua contigo en las montañas, ya sea una botella de agua o un sistema de hidratación como un «camelback». Use agua embotellada si es absolutamente necesario, ¡pero el agua del grifo de la montaña probablemente sabrá mejor!
  • Evite la deshidratación. Sí, tome todos los líquidos mencionados anteriormente, pero evite los deshidratantes como la cafeína, la sal y el alcohol. Eso no significa que no puedas tomarte un cóctel après ski, tómalo con calma, especialmente la primera noche en altura.
  • Come carbohidratos. Los carbohidratos en realidad toman menos oxígeno para metabolizar y digerir. No te preocupes por las calorías, las quemarás en la montaña y los carbohidratos te darán la energía que necesitas para hacerlo.
  • Ir lentamente. Si es posible, planee pasar su primera noche en una elevación más baja en la ciudad y no a 10,000 pies. Tomarse una noche para aclimatarse contribuirá en gran medida a ayudar a su cuerpo a adaptarse. Cene bien, vaya a un concierto, explore la ciudad. Planee con anticipación las cosas que hacer esa primera noche en la ciudad. Lo más probable es que todos estén cansados ​​de viajar de todos modos.

Si no es posible pasar una noche a baja altura, al menos tómalo con calma el primer día en la montaña. Tómese el tiempo para volver a ponerse de pie y explorar la montaña en etapas fáciles. Guarda los diamantes negros para más tarde.

También hay medicamentos y bebidas energéticas en el mercado que pretenden prepararlo para altitudes más altas y eliminar cualquier período de ajuste. Nunca escuché que funcionaran, pero tampoco he hablado con mucha gente que los haya usado.

Otras sugerencias que he visto para ayudar a prepararme para un viaje de altura son tomar suplementos de hierro o tomar Ginkgo. Ninguno de estos tiene una ciencia detrás de ellos, pero hay algo de lógica. El hierro ayuda a su cuerpo a producir más hemoglobina, que generalmente se ve en personas en elevaciones más altas. Gingko mejora la circulación, lo que significa que fluye más sangre que transporta más oxígeno a través de su cuerpo.

El mal de altura suele ser inofensivo y de corta duración. Una vez que su cuerpo se adapte a la altitud, se sentirá mejor. Lleva tiempo y no querrás pasar tus vacaciones de esquí sintiéndote mal y sin poder esquiar. La mejor forma de prevenir y repeler esta sensación de malestar es con la hidratación. Guarda tus líquidos antes de tu viaje y especialmente durante la montaña. Puede que haga frío afuera, pero hay muchas actividades en las que participa que consumen estos fluidos.

Si la hidratación y el descanso no resuelven la situación, necesitará atención médica. Muchas estaciones de esquí cuentan con clínicas o patrulleros con experiencia en el tratamiento del mal de altura. ¡Es posible que te hayas contagiado de gripe!

[pt_view id=»670e98d0d8″]

es_ESSpanish