Alerta de vacaciones de esquí: comprender la congelación

Durante sus vacaciones de esquí, la exposición prolongada a un ambiente frío puede provocar congelación. La congelación es una lesión causada por la congelación de la piel y el tejido subyacente. Antes de irse de vacaciones, es importante comprender primero esta lesión.

La congelación es común en los dedos de las manos y los pies, la nariz, las orejas, las mejillas y la barbilla. Por lo general, la piel expuesta en climas fríos es la más susceptible a la congelación. Pero también puede ocurrir incluso en la piel cubierta con guantes u otra ropa.

¿Cuáles son sus síntomas?

Cuando tiene congelación, su cuerpo presenta síntomas como piel fría y una sensación de hormigueo; entumecimiento; piel de color rojo, blanco, blanco azulado o amarillo grisáceo; piel dura o cerosa; y rigidez muscular.

¿Cuáles son sus causas?

Una de las causas de la congelación es llevar la ropa inadecuada. Cuando tu ropa no te protege del frío extremo o te queda demasiado ajustada, el riesgo de congelación es alto.

Otra causa es la exposición prolongada a un ambiente frío. Una temperatura tan baja como -15 C a -27 C aumenta el riesgo de congelación en 30 minutos.

Finalmente, tocar materiales como hielo, compresas frías o metal congelado también provoca esta lesión.

¿Cómo podemos prevenirlo?

Primero, limite el tiempo que pasa al aire libre cuando hace frío. Manténgase actualizado con el pronóstico del tiempo y las lecturas de sensación térmica. La piel expuesta puede sufrir congelación en cuestión de minutos en estas condiciones extremas.

En segundo lugar, use ropa adecuada. Lo más importante es cambiarse la ropa mojada (como guantes, gorros y calcetines) lo antes posible.

Tercero, prepárate. Cuando viaje en clima frío, lleve suministros de emergencia y ropa abrigada en caso de que se quede varado. Si se encuentra en un área remota, informe a otros sobre su ruta y la fecha prevista de regreso.

Cuarto, manténgase saludable. Ejercer. Coma comidas balanceadas y manténgase hidratado. No beba alcohol antes de salir. Las bebidas alcohólicas hacen que tu cuerpo pierda calor más rápido. Si tienes frío, una bebida caliente y dulce como el chocolate caliente te ayudará a mantenerte caliente.

Primeros auxilios

Cuando esto sucede durante sus vacaciones de esquí, puede realizar las siguientes medidas de primeros auxilios.

Primero, compruebe si hay hipotermia. Los signos incluyen escalofríos, dificultad para hablar, somnolencia y pérdida de coordinación. También proteja su piel para una mayor exposición. No frote la zona afectada.

En segundo lugar, evita el frío. Una vez dentro, quítese la ropa mojada. Caliente suavemente las áreas congeladas sumergiéndolas en agua tibia (37-42 C) durante 15 a 30 minutos. Si el termómetro no está disponible, pruebe el agua con una mano sana. Envuelva el área afectada para evitar que se vuelvan a congelar. Si el entumecimiento o el dolor persisten durante el recalentamiento o si se desarrollan ampollas, lo mejor es consultar a un médico de urgencias. Si le duele, tome analgésicos de venta libre para reducir el dolor y la inflamación. Si es posible, no camine con los pies o los dedos congelados. Esto dañará aún más el tejido.

El riesgo de congelación durante sus vacaciones de esquí es alto, por lo que es importante estar al tanto de esta lesión. Al final del día, siempre volvemos al dicho, «más vale prevenir que curar».

[pt_view id=»670e98d0d8″]

es_ESSpanish